¿Qué es un préstamo personal?

Un préstamo personal es un producto financiero que sirve para obtener una cantidad de dinero, a cambio de devolverlo posteriormente en un periodo determinado, junto con los intereses acordados. Se suelen llamar préstamos personales a los que están destinados a una compra personal. Son similares a los dedicados al consumo, y en muchos casos se utilizan los dos términos indistintamente, préstamo o crédito al consumo y préstamo o crédito personal.

Se pueden pedir préstamos personales para muchas cosas: comprar un coche, hacer un viaje, cursar un máster, reformar la casa, hacer frente a cualquier gasto imprevisto… Con los créditos personales a devolver en cuotas es más fácil hacer frente a estos gastos. Algunas entidades financieras y bancos tradicionales necesitan conocer el motivo por el que pides el préstamo personal y esta compra servirá como garantía en caso de que no se pueda hacer frente al préstamo.

La cantidad de dinero que puedes pedir con un préstamo personal varía en función de varios factores. Aunque están destinados a cubrir cantidades relativamente pequeñas, el rango es amplio y puede ir desde unos miles de euros, hasta más de 10.000 euros.

Para solicitar un préstamo personal deberás rellenar una solicitud de préstamo. Algunas entidades financieras te pedirán acudir a su oficina para hacerlo presencialmente. Los documentos normalmente exigidos son: DNI, justificante de nómina o ingresos mensuales, extracto de cuenta bancaria, recibo de agua, luz o teléfono, justificante de domicilio…

Como requisito extra, algunos bancos te pedirán contratar productos adicionales. Algunos ejemplos pueden ser domiciliar tu nómina, abrir una cuenta bancaria, o contratar una tarjeta de crédito o un seguro.

Debes tener en cuenta los intereses de los préstamos personales, así como la cuota mensual que pagarás. Encontrar un buen balance entre interés y cantidad a devolver mensualmente es la clave para que no llegues agobiado a final de mes.

Por otro lado, con algunos créditos personales tendrás flexibilidad para modificar la cuota mensual según te convenga. También es posible pagar por adelantado la totalidad o parte del préstamo de una sola vez. Esto es útil, por ejemplo, si recibes una suma de dinero con la que no contabas y quieres terminar antes de pagar el préstamo.

Algunos préstamos personales tienen comisiones asociadas por apertura, cancelación o tramitación.

UP